quinta-feira, 19 de Junho de 2008

Xesco Espar


Relativamente ao tema “Estrutura de um microciclo de competição”, e embora já tenhamos algumas questões interessantes, dispomos ainda de dois dias para participar nesta iniciativa.
Espero a vossa contribuição!







Durante mi etapa universitaria de formación, tuve el placer de conocer a Xesco Espar. Lo conocí porque era un habitual usuario del Servei d'Esports donde trabajaba para poder pagarme los estudios y posteriormente lo conocí como profesor. Xesco es profesor de balonmano y preparación física en el INEFC de Barcelona y era el preparador físico del Barça de Balonmano durante la magnífica etapa con Valero al frente y posteriormente fue entrenador del primer equipo tras la marcha de éste y anteriormente a la llegada de Manolo Cadenas.Pude asistir a una conferencia que daba sobre la teoría del entrenamiento deportivo. Me encantó su manera de explicar la planificación del entrenamiento y sobre todo la idea de que la planificación es el punto de partida y como el día a día va alterando las ideas iniciales. Me llamó la atención como la profesionalización del deporte lleva a tener atado todo tipo de detalle.Durante el turno de preguntas, le pude preguntar sobre su idea de la ejecución del entrenamiento deportivo en la etapa formativa (realmente era lo que a mí más me interesaba). Xesco comentó que los entrenadores formativos suelen cometer tres errores.

1) VISIÓN DEL NIÑO/A COMO "ADULTO EN MINIATURA". Sin lugar a dudas, un entrenador debe tener conocimientos sobre la etapa evolutiva, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Es importante saber hablar, más importante aún saber como hacerlo. Tan importante es lo qué dices como el cómo lo dices. No es lo mismo hacerlo con benjamines, con alevines, con infantiles o con cadetes. No podemos tratar a un alevín como si fuera un juvenil. Esto parece una obviedad, pero si tuviéramos alguna que otra cámara en algún que otro vestuario, más de uno nos llevaríamos las manos a la cabeza.Otro aspecto importante es conocer la singularidad de cada uno de los elementos que componen el equipo. Es decir, conocer las características personales de tus jugadores. Después de un pequeño tiempo de adaptación, has de conocer al jugador que necesita que le alces la voz para motivarlo y el que si le alzas la voz se hundirá en la miseria y no volverá a levantar cabeza en todo el partido. Si algún día consigues dominar eso a la perfección, ya podemos decir que tienes mucho ganado. Hay jugadores que necesitan sentirse importantes, otros a los que le tienes que estar constantemente encima para evitar sus despistes, jugadores que precisan el elogio constante (tengo uno que después de cada partido lanza la misma pregunta ¿Hilario, lo he hecho bien? Lo voy a echar de menos...)Por último, también es importante dos factores. Uno, aquellos jugadores que por sus características son más limitados que el resto de sus compañeros, se ha de potenciar su autoestima cuando realicen una acción de manera correcta. Es decir, realzarle los aspectos positivos que realice. Y dos, todos los mensajes han de acabar en tono positivo. Tú te puedes cabrear y echarle la mayor bronca del mundo (ojo, bronca a nivel formativo) a un jugador que comete un error enorme. Evidentemente, él ha de ser consciente del error. Pero tu discurso no ha de acabar en la bronca, siempre ha de acabar en tono positivo. "Venga, la próxima vez lo harás mejor". "Ánimo, que lo harás bien". O la frase más utilizada por mí cuando los miércoles analizamos los partidos y hacemos hincapié en los errores cometidos. "Si el error cometido sirve para que no lo vuelva a cometer, no es un error, es un acierto". Creo que mis jugadores esta frase se la saben de memoria, llevan dos años ya oyéndome...

2) MALA ELECCIÓN DE EJERCICIOS. Muchas veces observo los entrenamientos de los distintos compañeros, los calentamientos antes de empezar los partidos, sobre todo en el fútbol escolar, que es lo que más me gusta. Y muchos entrenadores, sobre todo aquellos que están empezando (aunque también los hay de la vieja escuela, llevar mucho tiempo en esto no es sinónimo de hacerlo bien, también puede ser de llevar mucho tiempo haciéndolo mal), caen en el error de que entrenar es hacer lo mismo que a ellos le hacen (muchos son jugadores) o que le han hecho y hacerlo con los niños y niñas, algunos rebajando un poco la intensidad (y otros ni eso, a tope). Así ves cosas tan curiosas como pré-benjamines haciendo estiramientos de aductores o benjamines corriendo y corriendo como si fueran maratonianos.Así, los ejercicios han de estar planificados y han de perseguir un objetivo. Cuando yo hago un ejercicio tengo que saber por qué lo hago y para qué lo necesito. También es muy importante no caer en la monotonía y trabajar la variedad. Un mismo ejercicio puede resultar diferente si introducimos pequeñas variaciones. Por ejemplo, en el entrenamiento de ayer pasamos 45 minutos haciendo un partido, pero durante los 45 minutos mis jugadores jugaron en diferentes espacios (más reducido, más amplio), sin posibilidad de mover la posición y moviendo, atacando en cuatro porterías pequeñas, luego en dos situadas en las esquinas, posteriormente en una portería con portero, etc.

3) NO SABER COMPENSAR EL PÉNDULO FORMACIÓN-RESULTADOS Aquí tenemos el kit de la cuestión. ¿Dónde está el punto intermedio entre enseñar e intentar ganar? ¿Qué es lo más importante? Lo más demagógico es decir que lo importante es que el chaval aprenda, que se divierta, etc. Estoy de acuerdo, pero no debemos olvidar que todo esto tiene un aire competitivo. En función del lugar donde te encuentres, el péndulo ha de tirar más hacia un lado o hacia otro. Estamos de acuerdo en que no es lo mismo entrenar en un equipo de barrio, en segunda división sin ninguna aspiración, que hacerlo en un división de honor, donde te van a exigir resultados. Aunque en los dos casos hablemos de jugadores y jugadoras de 10 y 11 años. Ya es el entrenador el que conociendo la filosofía del club el que debe aplicar la medida adecuada. Considero que también sería importante que esta medida fuera "transmitida" a los respectivos padres/madres para tratar de evitar malos entendidos.En resumen, no caer en estos tres errores es importante para que el trabajo sea realmente útil, provechoso y sobre todo adecuado para tus jugadores y jugadoras.

http://todostenemosalgoescondido.blogspot.com/

Fuerte abrazo a un gran Sevillista

Gracias Hilario

2 comentários:

Hilario disse...

Hola Paulo,

Muchas gracias por incluir mi artículo en tu blog. Me ha hecho mucha ilusión, de hecho te he citado yo también en mi blog.

Un saludo y seguimos en contacto, a ver si mejoro mi portugués...

http://todostenemosalgoescondido.blogspot.com/2008/06/paulo-pereira.html

Paulo Pereira disse...

Para que melhores o teu Português, desejo-te sorte a ti e ao teu Sevilha para a época de 2008/09.

Abraço